Nueva publicación de MRV. “SIMPLEMENTE YO” de la poeta María de los Ángeles García Martín

Venta AQUÍ

pasar pdf.jpg

Un canto al Amor, a los Sentimientos, al Gozo, al Celo, a la Pasión que pone en cada poema, donde desgarra corazones, y, en ”Simplemente Yo…” lo describe con tanta transparencia, con tanto cariño, con tanta sencillez, con tanta naturalidad, con tanto amor, con tanto sentimiento, que desde que lees el primer poema, te engancha de tal manera, que casi lo ”bebes” y lo lees con avidez de un tirón. Descubre las situaciones sentimentales más infinitas, invoca al cuerpo, al corazón, al sol, a la luna, a las estrellas, al mar, a las caricias, a los ocasos, a su tierra, a sus gentes…

Publicación de la antología “Primum Versus” del poeta Miguel Rubio, por parte de MRV

Venta AQUÍ

final

A Gloria Fuertes

Que vuelvan los dragones,

que las princesas durmientes

reciban el beso

de los apenados amantes

y salgan de su falsa muerte.

 

Que vuelvan los unicornios

y los caballos blancos alados

y los traviesos duendes.

Venga el  pirata justiciero,

la montaña parlante,

la tortuga vieja y sabia,

el docto hechicero.

 

Vuelvan las esquivas sirenas

y los gigantes  buenos.

Que vuelva Gloria Fuertes

acunando entre sus manos al patito feo.

 

Publicación de “Luz como ninguna otra” del poeta Lionel Yino Sánchez

Venta AQUÍ

prueba Lionel.jpg

“Luz como ninguna otra” es un sendero hacia las claridades.

La obra se abre con una petición: “Enséname a nombrar las cosas.” y de ahí en adelante cada canto es una celebración a dos cosas que acaecen simultáneamente en la vida: La finita condición humana y a su sed de trascendencia.

Basta leer el nombre de cada poema para que el tacto del buen lector caiga en cuenta de que los poemas son un ‘Journey’ hacia las claridades.

Poemas como “Devoción sola del álamo y el atardecer” y “Ella era un roble poblado de canciones”  forman una yunta alegre porque en ellos se celebra tanto a la naturaleza, como a la carne y los huesos que sufren la jodienda de la vida humana. 

Al final, la voz que hablo a través de los poemas queda reducida a una sola voz. La de la poesia y ella le dice: “Yo sé de un poema que aun no has escrito…”  Esta voz se hace presencia del poema deseado y deseante  porque viene de esa “luz que es como ninguna otra…”

     Lionel Yino Sánchez

Publicación del poeta y escritor José García: “Amándome en tu sonrisa

Venta AQUÍ

 

1

“Amándome en tu sonrisa” es el encuentro hecho presencia. La creación de un hombre contenido en su apariencia externa que mira con admiración y amor su entorno vital. Además se debe añadir, que destina sus beneficios íntegramente a AVOI (Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil), siendo un motor importante para que los niños se diviertan y olviden su enfermedad, con sus muchas actividades (talleres, campamentos, excursiones, etc.). Sólo queda esperar que disfruten con su lectura y además podamos contribuir con la asociación.

 

Publicación de “Suspiros de mi alma” de la poeta Texy Cruz por MRV

Venta AQUÍ

 

texy

Prólogo

Es un inmenso placer presentar una nueva voz palmera. Me entregó la misión de prologar su libro sin haber leído nada de su poesía, lo cual es pararse al borde de un precipicio donde nadie se atreve.

Cuando nos sumergimos en un libro de poesía iniciamos el viaje que no sabemos que sensaciones nos deparará en otras costas de expresión, o tal vez rocas, para entender el universo. Nada se sabe de lo que hallaremos en sus páginas… Es una sensación de incertidumbre y anhelo al mismo tiempo. Nada importa más que el viaje iniciático, el zambullirse en sus aguas y navegar por ellas hasta la conclusión del periplo.

Sorprende el lirismo del primer poemario de Texy Cruz, tras “La pequeña Nerea”, aquel preámbulo de la palabra donde con su lenguaje poético nos regaló trozos de vida. Hay en sus poemas no poco de experiencia mística, como también una fuerte carga de emotividad, está lleno de esos pequeños momentos cadenciosos, donde cada alteración disonante forma parte de su juego. Continue reading “Publicación de “Suspiros de mi alma” de la poeta Texy Cruz por MRV”

Nueva publicación de la poeta Elízabeth Carranza

La poesía que lees representa a toda una estirpe de cantores del alma que han llevado los poemas a sus cotas más altas. El sentimiento, el mundo interior desborda y te arrastra de una forma tan natural que muy pocas veces se da. El Amor es el bálsamo para todas las heridas, para la tristeza, para la soledad, para el miedo. Comienzo y final del Arco Iris, el pincel de una aurora boreal. Todo es vacío sin el amor y sus momento de alegría y vida. Es el eje de toda la poesía de Elizabeth Carranza. Un motivo para seguir creyendo en utopías y sueños. Fundamento mismo del versar.

Venta AQUÍ

1

LA NAFTALINA CANSADA DE LOS ANÓMALOS PIES DE LOS MENDIGOS

Cayó sin pena ni gloria.
Murió sin el escrutinio de los ojos desiguales del otoño.
Las épocas, aún las menos fashionistas,
no se detienen a enumerar las esquirlas ancianas del letargo
ni la naftalina cansada de los anómalos pies de los mendigos.
(Es que todo lo que no nos preña el pellejo nos parece extranjero).
 
Agonizó, decía, en silencio.
Un pordiosero ha fallecido.
Descansemos todos de la fealdad por tres minutos.
 
Como lazarillo desagradecido, el árbol no vio al bosque
ni el poderoso al mendicante.
El semen siniestro de los baños públicos
desmiembra la vagina desnuda de la olla de los nadies.
Y asqueados los retretes sin nombre de cobijar vagabundos,
se trasvisten en jerarcas nazis
ante las apostillas de los pájaros desnudos
y las incineran por inválidas y antiestéticas.
 
Su féretro fue una alcantarilla generosa.
Sus dolientes, los perros sin sombras y sin huellas.
Cuando el buitre se torna pérfido, alcahuete,
felón alado,
servil presto a reverenciar zares de dedos índices abusivos,
el ladrón de sopa y de vinagre
se sabe amputado a ras de las vísceras inquilinas de la mierda
y de las borracheras de los dólares que no conocen su apellido
y no hablan en su lengua.
 
En las postrimerías de sus zapatos escuetos,
quebrados, tristes, cojos,
rengos, hambrientos, prescindibles…
Un gorrión dice su última plegaria y se santigua.

 

16

Crónicas de Ornella “UNIVERSO ARRKHOMÉNICO” del escritor Miguel Alpire

Miguel Alpire Gonzáles es un novel escritor que irrumpe al mundo de las letras en el género de literatura fantástica, presentando la saga:

Crónicas de Ornella

“UNIVERSO ARRKHOMÉNICO”

Boliviano de nacimiento, español de corazón, nace un 05 de junio de 1965 en la zona más tropical de Bolivia, Santa Cruz de la Sierra, cuya geografía tromiguel_alpire_gpical es rica en folklores y leyendas que aún perduran en el tiempo, las cuales, fueron base de inspiración para tan fantástica Obra.

Actualmente reside en Galicia–España, cuyas paisajísticas regiones y arraigadas raíces también han cautivado su mundo, han contribuido grandemente para la consagración de su talento creativo, plasmado magistralmente en sus primeras entregas cuyos títulos son:

DEKHALYÓN I

UNIVERSO ARRKHÓMENICO

Crónicas de Ornella

Publicada en noviembre del 2015 por MRV Editor Independiente y https://www.amazon.es/ para plataforma de https://www.amazon.com/ de EE-UU y demás plataformas de “amazon” de otros continentes.

Venta AQUÍ

 

DEKHALYÓN I, es la reunión de tres manuscritos extraídas de las “Crónicas de Ornella”, denominados: Falhássya, Nulhán y Avhrém.

La segunda obra titulada:

Crónicas de Ornella

UNIVERSO ARRKHOMÉNICO

FALHÁSSYA

Es la versión ampliada de Falhássya y Nulhán, que en breve será publicada por Ediciones Punto Rojo Libro y https://www.amazon.es/ para plataforma de https://www.amazon.com/ de EE-UU y demás plataformas de “amazon” de otros continentes.

Actualmente, se halla también participando en la TERCERA EDICION DE CERTAMEN INTERNACIONAL DE POESIA “EL MOLINO”, auspiciado por MRV. Editor Independiente.

Ha sido invitado a presentar su obra por los medios de comunicación de su localidad, Orense–Galicia, cuyos links en YouTube son los siguientes:

https://www.youtube.com/watch?v=EwfYQAkUKMI

https://www.youtube.com/watch?v=FEwrlWknOXg&spfreload=10

https://www.youtube.com/watch?v=2LtK-IKJ1jI

 

He aquí un breve resumen, de las:

“CRÓNICAS DE ORNELLA”

Esta extraordinaria SAGA se sitúa en un lugar del lejano espacio estelar denominado: UNIVERSO ARRKHOMÉNICO, nombre que deriva de los seres cósmicos que la habitan, denominados ARRKHÓMANHOS, cuyas crónicas, nos sitúan en el momento preciso en que, sus mundos se ven envueltos en caos y permanentes batallas cósmicas a causa de arraigadas doctrinas endogámicas que arrastran desde los tiempos de los zarjhúnos, los inmemoriales Soberanos del universo.

El universo, las galaxias y los oscuros confines, así como los sistemas celestes y las estrellas lunares, son cuanto conforman el escenario principal de esta emocionante aventura literaria.

Allí, los mundos cósmicos están habitados por civilizaciones de avanzados conocimientos, gobernados éstos por los t’harxýz, arcanos dioses sobrevivientes de una era ancestral ya olvidada, quienes sin embargo, conservan e imponen con rigor el cumplimiento de las antiguas “medidas” de sus ancestros; cuyos crueles yugos, darán paso al lado oscuro de los propios seres celestes. Continue reading “Crónicas de Ornella “UNIVERSO ARRKHOMÉNICO” del escritor Miguel Alpire”

EL SEÑOR DE LOS LOBOS. A mi amigo Carlos Araujo

Los picos nevados. La cordillera entera con sus valles encantados , donde parece que labruja del cuento estuviera vigilándote encorvada y difuminada en la niebla, en rincones mágicos, vírgenes de las huellas de los hombres. Robles erguidos sobre el propio pedestal encumbrado de sus propias raíces. Fresnos  y hayas hablándose de ladera a ladera, el viento ululante en las ramas, el lenguaje secreto de las hojas de la encina sagrada del Oráculo griego de Dodona, rival de Delfos. Manantiales escondidos en cuevas donde el agua surge de la piedra, como un pequeño volcán transparente. Montañas comunicadas por secretos desfiladeros. Atajos imposibles, sendas olvidadas, los lugares más mansos del río para cruzarlo.

Lo conocía todo. En su cabeza estaban enraizados todos los conocimientos ancestrales y atávicos de sus antepasados. Más que aprender, recordaba. Su intuición y experiencia hacían el resto.

Era El Señor de los Lobos. Líder de su propia manada y respetado por todos los demás que compartían en sus propios territorios, la cordillera. A su aullido contestaban uno a uno,  convirtiendo las montañas en el eco sinfónico del lamento desgarrador de un agudo cante jondo, combinado con el grave resonar de un blues negro, alma irredenta de esclavos negros.

Noches de Luna llena arropadas por el adorador concierto.

Era El señor de los Lobos, conocía las montañas, llevaba muchos años trotando por ellas en compañía sólo de su manada y las cómplices estrellas, ayudado por su mirada nictálope. Señor de los montes nevados, de sus bosques y sus árboles centenarios. Si tocaba esconderse, conocía cada arroyuelo, cada poza de agua si la sed apretaba, en la temporada seca y escondida.

Guardaba en su memoria, los ocultos barrancos, las abiertas cañadas y las escondidas cuevas. Desde las aulladoras cimas hasta las confortables madrigueras, donde las hijas de sus hijas, amamantaban los lobatos en su escondite cálido y secreto.

Era el Señor De los Lobos, un animal con muchas lunas gastadas, con el cuerpo esculpido por, tantas cicatrices que las había paralelas, perpendiculares y superpuestas. Para el resto de los compañeros eran como medallas ganadas en combate.

Un lobo de tamaño mediano, pelaje gris oscuro, con la mirada de astucia de siglos. Rondaba los siete años y medio. Una edad muy avanzada para un animal de su especie en la naturaleza.

Su valor, basado en el desprecio a la muerte y sus atávicas mañas, le habían llevado a doblegar a machos más grandes y jóvenes que él. Hacía ya tiempo que no tenía que pelear con ninguno de sus congéneres. El  liderazgo lo ejercía desde el respeto, no desde el temor como era la norma común entre los congresos por el poder de los lobos. Un respeto incluso por encima de la llamada brutal del sexo encelado de las hembras en Primavera.

Su estirpe, era la primera en ser aceptada como principal por toda la manada. Y en su cuidado y protección se encargaban sin un mínimo resquicio de duda.

La sangre embrujada de Luna del Señor de los cánidos libres debía permanecer a salvo. Era el compendio de la sabiduría de miles y miles de lobos en su devenir libertario. Una enciclopedia de Libertad nunca negociada.

Ya no era solo el jefe de la manada. A su llamada nocturna acudían todos los jefes de las manadas más lejanas. Su instinto era la suma de miles de instintos que pertenecieron a toda una saga de las antiguas sombras cazadoras que vivieron antas que él en aquellas montañas.

Su compañera de siempre, una hermosa loba blanca, poco más joven que él, había muerto esa misma mañana. La figura esbelta que parecía ir siempre vestida con una capa de nieve recién caída y que tantas veces había trotado a su lado, en las noches de luna brillante o deslunada, ya no volvería a hacerlo más.

La hembra que parecía cubierta de nubes, se había ido con ellas. Era muy mayor para sobrevivir al parto. Se había ido con la mirada de su compañero puesta en la suya. Se había ido con un cerrar los ojos sereno, un irse a dormir arropado.

Solo un machito había sobrevivido. Fue el único en poder respirar al final el aroma a espliego, romero y tomillo que rodeaba la madriguera.

Llegado el momento, la loba segunda en rango del clan lo adoptó de inmediato y lo puso en el lugar principal de su propia camada.

El viejo lobo, permaneció tumbado en silencio el resto del día, al lado del cuerpo inerme de su compañera.

Sólo con el tardío atardecer, se levantó y sin mirar atrás se dirigió con paso firme, a la madriguera de la hermosa loba de pelo oscuro, como el carbón vegetal, que había adoptado a su hijo. Tanto ésta como su compañero, un ejemplar ya maduro, llamado a ser su sucesor en el clan, le abrieron paso con el respeto de un alumno a su maestro.

Con los dientes convertidos en cunas de algodón, el legendario lobo tomó al recién nacido con la dulzura del guerrero, que deja respirar por fin la ternura reprimida toda una vida.

Cuando salió del refugio con su preciada y ligera carga, las cansadas luces del atardecer, parecían irse acunadas y somnolientas, en la estela anaranjada de La Puesta de Sol.

El Señor de Los lobos, con paso ceremonial, sentido, consciente de la importancia del momento, se dirigió seguro a la cima más cercana. Allí, estaba situada la roca plana clavada sobre el mismo acantilado que le pertenecía como trono natural. Desde allí era donde sus aullidos reclamaban en las noches la atención de la Luna a la espera de sus consejos.

Esa noche, un disco blanco enorme en su redondez pálida y reflectante, que parecía estar más cerca de la Tierra de lo normal, lo estaba esperando. Bajo el resplandor lunar, en una  reunión  convocada por las campanas y los tambores y trompetas del instinto, le esperaban los jefes de todos los clanes lobunos de las montañas.

El Señor de los Lobos ya instalado en su piedra, en lo más alto, depositó suavemente su hijo sobre ella a sus pies. Un cachorro con los ojos todavía cerrados al entorno que le rodeaba.

Y el curtido lobo mirando a la Luna aulló, aulló como nunca lo había hecho hasta entonces. Y aullaron con él y por él los demás lobos. Y aulló con ellos el viento entre los bosques y los desfiladeros. Hasta el eco uniéndose al coro resonaba mucho más fuerte. Un lamento desgarrador, como nunca se había oído cercenó como una daga, el silencio nocturno de las montañas.

Esa noche la contestación de su sabia consejera no tardó en llegar. Ese cachorro ahora desvalido sería el destinatario de la sabiduría de todos sus antepasados. Los iría recordando a medida que el paso de las primaveras siguiera fundiendo la nieve de las altas cimas de la cordillera. Sus padres adoptivos y el resto de la manada se encargarían de que su destino se cumpliese.

El Señor de los Lobos ya tenía sucesor. Los pactos de los cánidos libres a la luz de la Luna Llena eran tan firmes en el tiempo, como las mismas montañas, donde habitaban. El viejo y respetado líder de todos los clanes lobunos miró por última vez al cachorro, bajo un foco lunar empolvado de estrellas. El anciano legendario, callado, orgulloso, seguro de su destino, enfiló despacio la ladera de su atalaya ceremonial y lentamente, se perdió en la espesura. Desapareció.

No se le volvió a ver, ni a escuchar sus aullidos reclamando la atención de la Luna. Desapareció.

Esta leyenda, delante de una taza de coñac con unas gotas de café, me la contaba un viejo leñador en una aldea apartada en plena cordillera, sentados los dos en una rústica mesa de madera que formaba parte como el olor mismo a chimenea, del único bar existente en aquel pueblo olvidado.

Me contó también cómo su padre y el padre de su padre y él mismo siendo joven, habían visto en sus trabajos en los bosques más apartados de la gente, pasear alegres y juguetones una solitaria pareja de lobos.

El macho, un mediano ejemplar de color oscuro y altivo caminar.

Ella en los días nevados se difuminaba como una feliz sombra, con el color blanco de la nieve.

                                                   Miguel Rubio Artiaga

10277784_690997400956575_557807526799440047_n

Publicación del libro “Aventuras y desventuras de un andaluz en paro. Una vieja bodega” volumen I del escritor y poeta Antonio Marcos De Amores

Venta AQUÍ

de-amores

Dice Pepín que haciéndose el tonto come sin trabajar, que trabajen los enteraos, que dicen ser más listos y se las dan de inteligentes sin serlo. Que a él le pagan por ello, y como coletilla concluye ¿Quiénes son más tontos, los que se la dan de listos o yo?». También dice: «Fíjate si son torpes que no han sabido hacerse los tontos, por eso yo tengo paga sin trabajar y ellos no la tienen». MORALEJA: SI NO ERES TONTO Y TIENES PAGA, ¿DE QUÉ TE QUEJAS?

“Canción de fuego y olvido”.Publicación de la poeta Clara Inés Mateus Hoyos

Venta AQUÍ

2.jpg

Llega un momento en que la expresión poética necesita manifestarse, compartirse, hacerse notoria para que otras almas sensibles puedan conocerla, porque sólo la luz revela la belleza y puede afirmarla. Y sólo podemos mejorar cuando tenemos el valor de enfrentarnos a la crítica o aun a la indiferencia, cuando tenemos la humildad para entender que la obra de nuestra alma no tiene por qué gustarle a otros y sin embargo, asumimos el riesgo. Este poemario recoge una vida de producción poética. Gracias por estar en mi vida en este encuentro de almas en el que autor y lector se conectan a través de los sentimientos, que son universales y que nos hacen uno. Esta es mi obra y es para mí, y es para vosotros.

“Versos de otros mundos”del poeta y escritor Miguel Alpire G. Publicado por MRV

Venta AQUÍ

ALPIREEE.jpg

“Versos de Otros Mundos”, se halla inspirado en las obras de Homero, en los versos y poemas de Arthur Rimbaud, José Ángel Buesa, Federico García Lorca, Pablo Neruda y otros poetas que, no por ser pocos conocidos, son menos importantes…

            En sus páginas encontré los senderos que me llevaron a recorrer caminos de otros mundos, lejanos mundos en los que, los seres cósmicos que la habitan, extrañamente, viven circunstancias muy próximas a las nuestras; viven, sueñan y sufren las penalidades del “ser”.

            De ahí que, los “Versos de Otros Mundos”, proclaman que: la GUERRA y la PAZ,  el AMOR y el ODIO, siempre han estado presente en el existir, en cada aliento que acompaña a los vientos que llenan los vacíos, en cada corazón que palpita en la vacuidad del tiempo y del espacio; en cada una de las criaturas del universo que aprendieron a amar…, amar de verdad.

LA ROSA CASQUIVANA

1174754_523751714363203_1739104950_n

Desenjaulando meteoritos
como hundiendo alas libertas al mirar la roca presa
caminaste los ojos de la tarde
menguando los zapatos de las aves al andar con los pies sobre las púas
cada vez que los cipreses lloraban tres cielos
sobre los sicomoros ansiosos de emociones.
Como tu boca aireando mis encajes…

Desglosando almibares sobre las abejas sedientas
como apicultor fidedigno de mi lengua y de mi enagua,
te supe la sombra
de los caracoles anhelantes de cábalas y horóscopos diligentes
que, por saberse gitanos a ras del suelo,
trotamundos de tierra pequeña
y tasadores de propiedades circulares,
han llegado a tiempo aun andando lento.
Como tus manos demorándose en mi cierre…

Desgajando madera sobre la nieve para que no tenga frío
como madrina de esquimales con abstinencia de panes,
eludiste el silencio de mi espalda
y tallaste en ella la hermenéutica de la rosa casquivana.

No tengo hambre si me das lluvia cada viernes de vigilia.
No tengo sueño si me lees el Talmud en sánscrito por siempre.
No tengo casa sin tu camisa abierta.
No tengo plusvalía sin tus piernas ambiciosas
del trabajo proletario de mis caderas que, por ti,
no hacen nunca huelga,.

Nunca dejes de escanciar la restitución de los hombres.
Recuérdales el camino hacia el hogar.
No me abandones a la vera del beso que no llega
Ni del nombre que no he de declamar…